Guerra Financiera (Financial War)

* Para entender mejor el verdadero porque de las crisis financieras tambien Latinoamericanas *


Título original: Financial War. Autor: Michel Chossudovsky. Traducido por Germán Leyens, ZNet, julio de 2000

--------------------------------------------------------------------------------

Guerra Financiera "Las prácticas de los cambistas inescrupulosos se encuentran acusadas en el tribunal de la opinión pública, rechazadas por los corazones y las mentes de los hombres" (Discurso Inaugural de Franklin D. Roosevelt, 1933)

--------------------------------------------------------------------------------

La humanidad está viviendo en la era posterior a la Guerra Fría una crisis económica de una escala sin precedentes que lleva al empobrecimiento acelerado de grandes sectores de la población del mundo. La caída de las monedas nacionales virtualmente en todas las regiones del mundo ha contribuido a desestabilizar las economías nacionales mientras precipita a países enteros a una pobreza desastrosa.

La crisis no se limita al Sudeste Asiático ni a la ex Unión Soviética. El colapso en el nivel de vida está teniendo lugar de manera abrupta y simultánea en un gran número de países. Esta crisis mundial de fines del Siglo Veinte es más devastadora que la Gran Depresión de los años 30. Tiene profundas implicaciones geopolíticas:

La dislocación económica ha sido acompañada también por el estallido de conflictos regionales, la ruptura de sociedades nacionales y, en algunos casos, la destrucción de países enteros. Es, de lejos, la crisis económica más seria de la historia moderna. La existencia de una "crisis financiera global" es negada a la ligera por los medios occidentales, sus impactos sociales son desvalorados o deformados; las instituciones internacionales, incluyendo a las Naciones Unidas, niegan la marea creciente de la pobreza del mundo: "El progreso en la reducción de la pobreza durante los (fines del) Siglo Veinte es remarcable y sin precedentes..."1. El "consenso" es que la economía occidental está "sana" y que las "correcciones del mercado" en Wall Street deben ser ampliamente atribuidas a la "gripe asiática" y a la "transición" difícil de Rusia "a una economía de mercado libre".

EVOLUCIÓN DE LA CRISIS FINANCIERA GLOBAL

La caída de los mercados de las monedas asiáticas (iniciada a mediados de 1997) fue seguida en octubre de 1997 por la fusión dramática de las mayores bolsas del mundo. En el despertar incierto de la recuperación temporaria de Wall Street a principios de 1998 ¾ estimulada sobre todo por la estampida fuera de los mercados de valores y financieros del Japón volvió a caer unos meses más tarde para alcanzar un nuevo momento crucial en agosto con la espectacular bajada en picada del rublo ruso. El Dow Jones cayó 554 puntos el 31 de agosto (su mayor caída en la historia de la bolsa de Nueva York) llevando en septiembre a la fusión dramática de los mercados de valores en todo el mundo. En unas pocas semanas (desde la cima de 9337 del Dow a mediados de julio), se habían evaporado 2300 billones de dólares de "ganancias sobre el papel" del mercado de valores de los EE.UU.2 La caída libre del rublo había llevado a los bancos comerciales más grandes de Moscú a la bancarrota, conduciendo a una absorción potencial del sistema financiero ruso por un puñado de bancos y corredores de bolsa occidentales. Por otra parte, la crisis ha creado el peligro de una insolvencia masiva a los acreedores occidentales de Moscú incluyendo a los bancos Deutsche y Dresdner.

Desde el comienzo de las reformas macroeconómicas de Rusia, después de la primera inyección de la "terapia de choque" del MFI en 1992, se ha confiscado (a través de los programas de privatización y quiebras forzadas) y transferido a manos de capitalistas occidentales unos 500 billones de dólares de activos rusos –incluyendo plantas del complejo militar-industrial, infraestructuras y recursos naturales-.3 En el período brutal subsiguiente a la Guerra Fría, se está desmantelando todo un sistema económico y social.

"GUERRA FINANCIERA"

La carrera desordenada a nivel mundial por apropiarse de riquezas a través de la "manipulación financiera" es la fuerza detrás de esta crisis. Es también la fuente de agitación social y de devastación social. Según el conocido especulador con divisas y billonario George Soros (que hizo 1,6 billones de dólares de ganancias especulativas con la caída dramática de la libra inglesa en 1992) "la extensión del mecanismo de mercado a todos los terrenos tiene el potencial de destruir a la sociedad".4

Esta manipulación de las fuerzas del mercado por parte de actores poderosos constituye una forma de guerra financiera y económica. No es necesario recolonizar territorios perdidos o enviar ejércitos invasores. A fines del siglo veinte, la "conquista de naciones" directa, significando el control sobre los activos productivos, la mano de obra, los recursos naturales y las instituciones puede ser realizada de manera impersonal desde la sala del consejo de una corporación: Las órdenes se envían desde una computadora o desde un teléfono celular. Los datos pertinentes son transmitidos instantáneamente a los principales mercados financieros – resultando a menudo en disrupciones inmediatas en el funcionamiento de las economías nacionales.

"La guerra financiera" también aplica instrumentos especulativos complejos, incluyendo toda la gama del comercio de derivados, transacciones de futuros de comercio exterior, opciones de divisas, fondos de inversión, fondos indexados, etc. Se ha utilizado instrumentos especulativos con el propósito último de capturar la riqueza financiera y de adquirir el control sobre los activos productivos.

En las palabras del Primer Ministro de Malasia Mahathir Mamad: "Esta devaluación deliberada de la moneda de un país por los especuladores con divisas únicamente para obtener ganancias es una negación seria de los derechos de las naciones independientes".5 La apropiación de la riqueza global mediante la manipulación de las fuerzas del mercado es apoyada regularmente por las letales intervenciones macroeconómicas del FMI que actúa casi simultáneamente en el trastorno despiadado de las economías nacionales en todo el mundo.

"La guerra financiera" no conoce fronteras territoriales; no limita sus acciones a acorralar a antiguos enemigos de la era de la Guerra Fría. En Corea, Indonesia y Tailandia, las bóvedas de los bancos centrales fueron saqueadas por especuladores institucionales mientras las autoridades monetarias trataban en vano de reforzar sus monedas debilitadas. En 1997, más de 199 billones de dólares de las reservas de divisas de Asia fueron confiscadas y transferidas en cosa de meses a manos financieras privadas. Con el paso de las devaluaciones monetarias, los ingresos reales y el empleo se derrumbaron virtualmente en unas horas llevando a la pobreza masiva en países que habían logrado un progreso económico y social significativo en el período después de la guerra.

El chanchullo financiero en el mercado de las divisas extranjeras ha desestabilizado a las economías nacionales, creando así las condiciones previas para el saqueo ulterior de los activos productivos de los países asiáticos por los llamados "inversionistas buitres extranjeros"6 En Tailandia, 56 bancos e instituciones financieras domésticas fueron clausuradas por órdenes del FMI y el desempleo aumentó virtualmente de un día a otro.7 De manera similar en Corea, la "operación de rescate" del FMI ha lanzado una cadena letal de quiebras llevando a la liquidación directa de los llamados "bancos mercantiles aquejados".

Como resultado de la "mediación" del FMI (realizada en diciembre de 1997 después de consultas de alto nivel con los bancos comerciales y mercantiles más grandes del mundo). "se cerró un promedio de más de 200 compañías por día (....)

4000 trabajadores fueron lanzados a las calles en calidad de desempleados".8 Resultando de la congelación de créditos y el "cierre instantáneo de bancos", se esperaban en 1998 unas 1500 quiebras incluyendo al 90 por ciento de las compañías constructoras de Corea (con deudas combinadas de 20 billones de dólares a las instituciones financieras domésticas).9

El Parlamento de Corea del Sur ha sido transformado en un "órgano de refrendación". La validación de leyes es forzada mediante el "chantaje financiero": si la legislación no es aprobada rápidamente de acuerdo con los plazos del FMI, los pagos según el rescate serían suspendidos con el peligro de una nueva especulación monetaria. Por su parte, el "programa de salida" patrocinado por el FMI (es decir quiebras forzadas) ha contribuido deliberadamente a fragmentar los chaebols a los que se invita ahora a establecer "alianzas estratégicas con firmas extranjeras" (significando su eventual control por el capital occidental). Con la devaluación, el costo de la mano de obra coreana también se ha desplomado: "Es ahora más barato comprar una de estas compañías (de alta tecnología) que comprar una fábrica – y usted recibe gratis toda la distribución y el reconocimiento de la marca y la mano de obra capacitada"... 10

EL DECESO DE LOS BANCOS CENTRALES

En muchos sentidos, la crisis mundial marca el deceso de los bancos centrales, significando la derogación de la soberanía económica nacional y la incapacidad del estado nacional de controlar la creación de moneda por mandato de la sociedad. En otras palabras, las reservas de moneda en manos privadas de "especuladores institucionales" exceden ampliamente las capacidades limitadas de los bancos centrales del mundo. Estos últimos, actuando individual o colectivamente ya no pueden combatir la marea de actividad especulativa. La política monetaria está en las manos de los acreedores privados que tienen la capacidad de congelar presupuestos del Estado, paralizar los procesos de pagos, frustrar el pago regular de salarios a millones de trabajadores (como en la ex Unión Soviética) y precipitar el colapso de programas sociales y de producción.

Mientras la crisis se profundiza, los ataques especulativo contra los bancos centrales se extienden a China, América Latina y el Medio Oriente con consecuencias económicas y sociales devastadoras. Este continuo pillaje de las reservas de los bancos centrales, sin embargo, no se limita de manera alguna a los países en vía de desarrollo. También ha afectado a varios países occidentales incluyendo Canadá y Australia donde las autoridades monetarias no han sido capaces de detener el declive de sus monedas nacionales. En Canadá, como resultado de ataques especulativos, se tomaron préstamos de financistas privados por billones de dólares para apuntalar las reservas del banco central. En Japón – donde el yen ha caído a nuevos niveles bajos – se ve "el panorama coreano" (según el economista Michael Hudson), como un "ensayo general" para la apropiación del sector financiero japonés por un puñado de bancos de inversión occidentales.

Los grandes jugadores son Goldman Sachs, Morgan Stanley, Deutsche Morgan Gruenfell, entre otros, que están comprando los préstamos insolventes de los bancos japoneses a menos de 10 por ciento de su valor nominal. En los últimos meses tanto el Secretario del Tesoro de los EE.UU. Robert Rubin como la Secretario de Estado Madeleine K. Albright han ejercido presión política sobre Tokio insistiendo "en nada menos que una adjudicación inmediata de los bancos malos del Japón ¾ preferentemente a "inversores buitres" estadounidenses y otros extranjeros a precios de emergencia. Para lograr sus objetivos, incluso están presionando a Japón para que re-escriba su constitución. re-estructure su sistema político y su gabinete y re-diseñe su sistema financiero. Una vez que los inversores extranjeros ganen control de los bancos japoneses, estos bancos comenzarán a apoderarse de la industria japonesa...."11

ACREEDORES Y ESPECULADORES

Los principales bancos y agentes bursátiles del mundo son al mismo tiempo acreedores y especuladores institucionales. En el contexto actual, contribuyen (a través de sus asaltos especulativos) a desestabilizar las monedas nacionales, aumentando así el volumen de deudas denominadas en dólares. Entonces reaparecen como acreedores para cobrar esas deudas. Finalmente, se les convoca como "consejeros de política" o como consultores de "programas de bancarrota" patrocinados por el FMI y el Banco Mundial, de los cuales ellos son los beneficiarios finales. En Indonesia, por ejemplo, en medio de disturbios callejeros y siguiendo la renuncia de Suharto, la privatización de sectores clave de la economía indonesa ordenada por el FMI fue confiada a ocho de los mayores bancos mercantiles del mundo, incluyendo a Lehman Brothers, Credit Suisse-First Boston, Goldman Sachs y UBS/SBC Warburg Dillon Read.12 Los mayores gerentes de monedas del mundo incendian a los países y son luego llamados como bomberos (bajo el "plan de rescate" del FMI) para extinguir el fuego. Finalmente ellos deciden qué empresas serán cerradas y cuales serán subastadas a inversores extranjeros a precios de liquidación.

¿QUIÉN FINANCIA LOS RESCATES DEL FMI?

Bajo repetidos ataques especulativos, los bancos centrales asiáticos habían pactado una serie de contratos multibillonarios (en el mercado futuro de divisas) en un vano intento de proteger su moneda. Con el agotamiento total de sus reservas de moneda dura, las autoridades monetarias se vieron obligadas a pedir préstamos por grandes sumas de dinero bajo el acuerdo de rescate del FMI. Siguiendo un esquema diseñado durante la crisis mexicana de 1994-5, el dinero para un rescate, sin embargo, no está destinado a "rescatar al país", en la práctica el dinero nunca entró a Corea, Tailandia o Indonesia, fue destinado para rembolsar a los "especuladores institucionales", para asegurarse de que pudieran cobrar su botín multibillonario. A su vez, los tigres asiáticos han sido domesticados por sus amos financieros. Transformados en corderos han sido "encorralados" para que paguen los intereses de esas inmensas deudas en dólares hasta bien avanzado el tercer milenio.

Pero, ¿"de dónde vino el dinero" para financiar esas operaciones multibillonarias? Sólo una pequeña parte viene de los recursos del FMI. Comenzando con el rescate mexicano de 1995, se apeló a los países del G7 incluyendo al Tesoro de los EE.UU. para que hicieran grandes contribuciones de sumas globales a estas operaciones de rescate patrocinadas por el FMI llevando a aumentos considerables en los niveles de deuda pública.13 Pero, en una vuelta de tuerca irónica, la emisión de la deuda pública estadounidense para financiar los rescates es avalada y garantizada por el mismo grupo de bancos mercantiles de Wall Street involucrados en los asaltos especulativos. En otras palabras, aquellos que garantizan la emisión de la deuda pública (para financiar el rescate) son aquellos que al fin de cuentas se apropian del botín (por ejemplo como acreedores de Corea o Tailandia) es decir que son los beneficiarios finales del dinero del rescate (lo que esencialmente constituye una "red de seguridad" para el especulador institucional). Las amplias cantidades de dinero otorgadas bajo los paquetes de rescate tienen el propósito de permitir a los países asiáticos que cumplan con sus obligaciones de deuda con las mismas instituciones financieras que, para comenzar, contribuyeron a precipitar el quebrantamiento de sus monedas nacionales. Como resultado de este círculo vicioso, un puñado de bancos comerciales y corredores bursátiles se han enriquecido más allá de todo límite; también han aumentado su dominio sobre los gobiernos y los políticos en todo el mundo.

UNA MEDICINA ECONÓMICA FUERTE

Desde la crisis mexicana de 1994-5, el FMI ha jugado un papel crucial en la creación del "ambiente financiero" en el que los bancos y los gerentes de divisas globales conducen sus ataques especulativos. Los bancos globales ansían conseguir acceso a informaciones privilegiadas. Los ataques especulativos exitosos requieren la implementación simultánea por su cuenta de "una medicina económica fuerte" bajo los acuerdos de rescate del FMI. Los "grandes seis" de los bancos comerciales de Wall Street (incluyendo al Chase, Bank America, Citicorp y J.P. Morgan) y los "grandes cinco" de los bancos mercantiles (Goldman Sachs, Lehman Brothers, Morgan Stanley y Salomon Smith Barney) fueron consultados sobre las cláusulas a ser incluidas en los acuerdos de rescate. En el caso de la deuda a corto plazo coreana, las instituciones mayores de Wall Street fueron convocadas el día de Nochebuena (24 de diciembre de 1997), para conversaciones de alto nivel en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York.14 Los bancos globales tienen un interés directo en la declinación de las monedas nacionales.

En abril de 1997, apenas dos meses después del comienzo de la crisis monetaria asiática, el Instituto de Finanzas Internacionales (IFI), un think tank basado en Washington que representa los intereses de unos 290 bancos y corredores bursátiles globales, había "urgido a las autoridades en los mercados en vía de desarrollo para que se opusieran a las presiones de aumento de las tasas de cambio donde fuera necesario...".15 Esta demanda (comunicada en una carta formal al FMI señala en términos que no dejan lugar a dudas que el FMI debiera propiciar un ambiente en el que se permitiera que las monedas nacionales declinaran.16 El FMI ordenó a Indonesia que liberara su moneda apenas tres meses antes de la dramática caída de la rupia.

Según el billonario y candidato presidencial estadounidense Steve Forbes: "¿Precipitó el FMI la crisis? Esta agencia propicia la apertura y la transparencia de las economías nacionales, pero rivaliza con la CIA en oscurecer sus propias operaciones. ¿Tuvo, por ejemplo, conversaciones secretas con Tailandia, abogando a favor de la devaluación que provocó instantáneamente la catastrófica cadena de acontecimientos?"(...) "¿Exacerbaron las prescripciones del FMI la enfermedad? Las monedas de estos países cayeron a niveles a niveles bajos absurdos".17

DESREGULACIÓN DE LOS MOVIMIENTOS DE CAPITALES

Las reglas internacionales que regulan los movimientos de dinero y capitales (a través de las fronteras internacionales) contribuyen a determinar "los campos de batalla financieros en los que los bancos y los especuladores libran sus ataques mortíferos. En su campaña mundial por apropiarse de riquezas económicas y financieras, los bancos globales y las corporaciones multinacionales han presionado activamente por la desregulación total de los flujos de capitales internacionales incluyendo el movimiento de dinero "caliente" y "sucio".18 Cediendo a estas exigencias (después de apresuradas consultas con los ministros de finanzas del G7) el Comité Interino del FMI adoptó un veredicto formal para liberalizar los movimientos de capitales en abril de 1998. El comunicado oficial indicó que el FMI procederá a una Enmienda de sus Artículos a fin de "convertir la liberalización de los movimientos de capital uno de los propósitos del Fondo y extender, en la medida de lo necesario, la jurisdicción del Fondo con este fin".19 El director general del FMI, Sr. Michael Camdessus, sin embargo concedió en un tono desapasionado que "una cantidad de países en vía de desarrollo pueden sufrir ataques especulativos después de abrir su cuenta de capitales" mientras reiteraba (ad nauseam) que esto puede ser evitado mediante la adopción de "políticas macroeconómicas sanas y sistemas financieros fuertes en los países miembro". (por ejemplo la "cura económica para el desastre" estándar del FMI).20

La resolución del FMI de liberalizar los movimientos de capital fue adoptada a puertas cerradas (ocultada conveniente de los ojos del público y con poca cobertura periodística) apenas dos semanas antes de que grupos de ciudadanos de todo el mundo se reunieran a fines de abril de 1998 en manifestaciones de masas en París para oponerse al controversial Acuerdo Multilateral sobre Inversiones, AMI bajo auspicios de la OCDE.

Este acuerdo habría otorgado derechos afianzados a los bancos y a las corporaciones multinacionales anulando las leyes nacionales sobre las inversiones extranjeras y derogando los derechos fundamentales de los ciudadanos. El AMI constituye un acto de capitulación por parte de los gobiernos democráticos frente a los bancos y a las corporaciones multinacionales. El momento escogido era por cierto apropiado: Mientras la aprobación del AMI había llegado transitoriamente a un punto muerto, la desregulación de las inversiones extranjeras propuesta a través de un camino más expeditivo, había sido oficialmente lanzada: la Enmienda de los Artículos derogaría para todos los propósitos prácticos los poderes de los gobiernos nacionales para regular la inversión extranjera. También anularía los esfuerzos de los ciudadanos del mundo contra el AMI: se lograría la desregulación de la inversión extranjera ("de un plumazo") sin la necesidad de un complicado acuerdo multilateral bajo los auspicios de la OCDE o de la OMC y sin el fastidio legal de un tratado global de inversiones basado en la ley internacional.

CREANDO UN GUARDIAN FINANCIERO GLOBAL

Mientras se desarrolla la carrera agresiva por la riqueza global y la crisis financiera alcanza alturas peligrosas, los bancos y los especuladores internacionales están ansiosos por jugar un papel más directo en la formación de estructuras financieras que les sean ventajosas, así como por "controlar " las reformas económicas en el ámbito de país. Los conservadores del mercado libre en los Estados Unidos (asociados con el Partido Republicano) han culpado al FMI por su conducta imprudente. A pesar del estatus intergubernamental del FMI, están exigiendo mayor control de los EE.UU. sobre el FMI. También han indicado que el FMI debiera realizar en el futuro un papel más plácido (similar al de las agencias de calificación de riesgos como Moody´s o Standard and Poor) mientras consignaban el financiamiento de los rescates multibillonarios al sector bancario privado.21

Después de haberlo discutido a puertas cerradas en abril de 1998. los más grandes bancos y compañías de inversión del mundo presentaron una iniciativa más inteligente (acomodada en un idioma más suave) a través de su vocero en Washington (el Instituto de Finanzas Internacionales). La proposición de los bancos consistía de la creación de un "Guardián Financiero – un llamado "Consejo Consultivo del Sector Privado" – a fin de supervisar regularmente las actividades del FMI. "El Instituto (de Finanzas Internacionales), con su membresía casi universal de las mayores firmas de finanzas privadas, está listo para trabajar con la comunidad oficial para adelantar el proceso."22 Respondiendo a la iniciativa de los bancos globales, el FMI ha llamado a pasos concretos "para fortalecer la participación del sector privado" en el manejo de las crisis" – lo que puede ser interpretado como "un arreglo para compartir el poder" entre el FMI y los bancos globales.23 La comunidad bancaria internacional también ha establecido su propio "Comité Directivo Sobre las Finanzas de los Mercados Emergentes" integrado por algunos de los financieros más poderosos del mundo incluyendo a William Rodes, Vice-Presidente del Citibank y a Sir David Walker, Presidente de Morgan Stanley.

La agenda oculta tras estas diferentes iniciativas es transformar gradualmente el FMI – de su estatus actual como un organismo intergubernamental- en una burocracia con todas las de la ley que sirva más efectivamente los intereses de los bancos globales. Lo que es más importante, los bancos y los especuladores quieren tener acceso a los detalles de las negociaciones del FMI con los gobiernos miembros, lo que los capacitaría para posicionar cuidadosamente sus asaltos en los mercados financieros tanto antes como después de un acuerdo de rescate del FMI. Los bancos globales (apuntando a la necesidad de "transparencia") han llamado a que "el FMI provea detalles valiosos (sobre sus negociaciones con los gobiernos nacionales) sin revelar información confidencial..." Pero lo que quieren en realidad es información interna privilegiada.24 La presente crisis financiera no sólo lleva al ocaso de las instituciones estatales nacionales en todo el mundo, también consiste de un desmantelamiento (y posible privatización) de las instituciones de la post-guerra establecida por los padres fundadores de la Conferencia de Bretton Woods en 1944. En contraste flagrante con el papel destructivo actual del FMI, sus arquitectos querían que esas instituciones salvaguardaran la estabilidad de las economías nacionales. En las palabras de Henry Morgenthau, Secretario del Tesoro de los EE.UU., en su declaración de clausura de la Conferencia (22 de julio de 1944): "Vinimos aquí para desarrollar métodos que eliminen los males económicos – la devaluación monetaria competitiva y los obstáculos destructivos al comercio – que precedieron a la guerra actual. Hemos tenido éxito en este esfuerzo".25*

--------------------------------------------------------------------------------

NOTAS: Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, Informe de Desarrollo Humano, 1997, Nueva York, 1997, p. 2.

Robert O'Harrow Jr., "Dow Dives 513 Points, or 6.4", Washington Post, 1 de septiembre de 1998, página A.

Bob Djurdjevic, Devolución de Activos Rusos Saqueados, Agosto 30, La Verdad en los Medios, Global Watch, Phoenix, 30 de julio de 1998. Véase "La Sociedad Amenazada- Soros", The Guardian, London, 31 octubre de 1997.

Declaración en la Reunión del Grupo de 15, Malaca, Malasia, 3 de noviembre de 1997, Citada en el South China Morning Post, Hong Kong, 3 de noviembre de 1997.

Véase Michael Hudson y Bill Totten, "Especuladores Buitres", Our World, No. 197, Kawasaki, 12 de Agosto de 1998. Nicola Bullard, Walden Bello y Kamal Malhotra, "Domesticando a los Tigres – el FMI y la Crisis Asiática", Edición Especial sobre el FMI, Focus on Trade No. 23, Focus on the Global South, Bangkok, marzo de 1998.

Federación Sindical Coreana, "La Libertad Ilimitada para Despedir Obreros no es una Solución", Seúl, 13 de enero de 1998.

Song Jung tae, "La Insolvencia de las Firmas Constructores Aumenta en 1998.", Corea Herald, 24 de diciembre de 1997. (Siguiendo las directivas del FMI) se aprobó legislación que desmantela los extensos poderes del Ministerio de Finanzas mientras también se despojaba al Ministerio de sus funciones de regulación y supervisión financiera. Se había abierto el sector financiero, siguiendo los consejos de los bancos mercantiles occidentales, un Consejo Supervisor Financiero decide arbitrariamente la suerte de los bancos coreanos. Los bancos seleccionados (los dichosos) deben ser "hechos más atractivos" destinando una parte significativa del dinero de rescate a financiar (subsidiar) su adquisición a precios deprimidos por compradores extranjeros, -es decir la ola de compras de los financieros occidentales es financiada por el gobierno con dinero prestado por los financieros occidentales.

Michael Hudson, Our World, Kawasaki, diciembre 23, 1997.

Michael Hudson, "El Big Bang es el Culpable de la Caída del Yen ", Our World, No. 187, Kawasaki, 28 de julio de 1998. Véase también, Secretario de Estado Madeleine K. Albright y el Ministro de Relaciones Exteriores del Japón Keizo Obuchi, Conferencia Conjunta de Prensa, Ikura House, Tokio, julio 4, 1998 contenido en el Comunicado Oficial de Prensa, Departamento de Estado de los EE.UU., Washington, 7 de julio, l998.

Véase Nicola Bullard, Walden Bello y Kamal Malhotra, obra citada. El 15 de julio de 1998, la Cámara de Representantes de los EE.UU. dominada por los republicanos redujo el pedido de la Administración Clinton de 18 billones de dólares en fondos estadounidenses adicionales para el FMI a 3,5 billones. Parte de la contribución de los EE.UU. a los rescates sería financiada por el Fondo de Estabilización de Intercambios Extranjeros del Tesoro. El Congreso de los EE.UU. ha estimado el aumento de la deuda pública estadounidense y el peso sobre los contribuyentes de las contribuciones de los EE.UU. a los rescates asiáticos.

Financial Times, Londres, 27-28 de diciembre de 1997, p. 3. Instituto de Finanzas Internacionales, Informe del Grupo de Agencias Multilaterales, Informe Anual del IFI, Washington, 1997.

Carta dirigida por el Gerente del Instituto de Finanzas Internacionales Mr. Charles Dallara a Mr. Philip Maystadt, Presidente del Comité Interino del FMI, Abril de 1997, citada en Instituto de Finanzas Internacionales, Informe Anual de 1997, Washington, 1997.

Steven Forbes, "Por qué Recompensar la Mala Conducta", editorial, Forbes Magazine, 4 de Mayo de 1998.

"Dinero caliente" es capital especulativo, "dinero sucio" son las recaudaciones del crimen organizado que se lavan regularmente en el sistema financiero internacional.

Fondo Monetario Internacional, Comunicado del Comité Interino del Consejo de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional, Comunicado de Prensa No.98/14 Washington, Abril 16, 1998. La controvertida proposición de modificar sus artículos sobre la "liberalización de las cuentas de capital" había sido propuesta inicialmente en abril de 1997. Véase Comunicado del Comité Interino del FMI, Hong Kong, 21 de septiembre de 1997.

21. Véase Steven Forbes, obra citada. Instituto de Finanzas Internacionales, "Las Crisis del Este Asiático exigen Nuevas Medidas Internacionales, Dicen los Líderes Financieros", Comunicado de Prensa, , 18 de Abril de 1998.

FMI, Comunicado del Comité Interino del Consejo de Gobernadores del FMI.

El IFI propone que los bancos globales y las casas de corretaje podrían a este fin "ser rotados y seleccionados a través de un proceso neutral (para asegurar la confidencialidad) y que un intercambio regular de puntos de vista probablemente no revele sorpresas dramáticas que influencien los mercados de manera abrupta (...) En esta era de globalización, tanto los participantes en el mercado como las instituciones multilaterales tienen roles cruciales que cumplir, mientras mejor se entiendan unos y otros, mayores serán las perspectivas para el mejor funcionamiento de los mercados y la estabilidad financiera..." Véase la Carta de Charles Dallara, Gerente del IFI a Mr. Philip Maystadt, Gerente del Comité Interino del FMI, IFI, Washington, 8 de Abril de 1998.

25. Discurso de Clausura, Conferencia de Bretton Woods, Bretton Woods, New Hampshire, 22 de julio de 1944. El rol actual del FMI viola sus Artículos de Acuerdo.

http://www.transnationale.org/castillan/sources/finance/speculation__guerra.html